PEKÍN, 5 de abril de 2020 /PRNewswire/ — El otrora desconocido e implacable nuevo coronavirus nos ha arrebatado, hasta ahora, miles de vidas en China, dejando a los familiares muy afectados. Morir no significa irse para siempre: CGTN presenta los detalles biográficos de quienes han muerto a causa del coronavirus desde el inicio del brote.

YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=EoRj_StxMms

Si desea conocer las vidas de estos médicos y otras víctimas de nuevo coronavirus en China, visite la página interactiva de CGTN en memoria de los caídos.

Liu Yang jamás imaginó que esa reunión con su padre sería la última, aun cuando no se acercaron demasiado. Su padre, Liu Zhiming, destacado neurólogo, murió el 18 de febrero tras quedar infectado con el nuevo coronavirus.

Liu dirigía el Hospital Wuchang de Wuhan, designado por el gobierno municipal de Wuhan el 21 de enero como uno de los hospitales para atender pacientes infectados con el nuevo coronavirus o sospechosos de portarlo. «Me llamó y me pidió que le preparara algo de ropa. Estaba demasiado ocupado para pasar por casa. Al escucharlo, me pareció que le faltaba el aliento», dijo Cai Liping, su esposa, jefa de enfermeras de la UCI del Hospital Terciario de Wuhan.

Adicto al trabajo, Liu llevaba tres días seguidos de turno para ayudar en la tarea de transformar una parte del hospital en guardias de aislamiento que empezaron a recibir pacientes infectados el 23 de enero. Ese día empezó el confinamiento en Wuhan; también fue ese día cuando Liu fue diagnosticado como portador de COVID-19.

Lo hospitalizaron al día siguiente y pronto quedó conectado a un ventilador; la única persona con la que hablaba por teléfono era Cai, cuyo horario dando atención a casos graves de COVID-19 era cada vez más atareado. En sus últimos días rechazó la intubación y, según Hong Yi, secretaria del Comité de Disciplina del Hospital de Wuchang, «le preocupaba infectar a los colegas de su equipo».

El día que murió había 431 pacientes con COVID-19 en su hospital. Es el primer caso conocido de un director hospitalario que murió de coronavirus.

Además de los médicos especialistas y expertos profesionales de la salud en la primera línea contra la COVID-19, hay jóvenes médicos que inician su trayectoria profesional como Xia Sisi, gastroenteróloga del Hospital Sindical de Jiangbei en Wuhan, que murió a causa del virus a fines de febrero. Sus colegas señalan que pudo haberse infectado en enero al atender a un paciente anciano que había presentado síntomas del nuevo coronavirus.

Cinco días después tenía 38,9 de fiebre y sentía una opresión en el pecho. La hospitalizaron de inmediato. Unos días más tarde creía que le darían el alta y esperaba volver a la primera línea, pues los síntomas habían cedido, pero su situación empeoró. Wu Shilei, su esposo y cirujano en el Hospital Pu’ai de Wuhan, llegó a toda prisa a la sala de urgencias a primer hora del 7 de febrero. El corazón de Xia había dejado de latir; los médicos la intubaron y resucitaron tras someterla a oxigenación por membrana extracorpórea, y la transfirieron a un hospital especializado en cuidados intensivos. Sin embargo, siguió en coma y falleció el 23 de febrero.

Ya en casa, Wu enfrentó un duelo muy complicado y no sabía cómo explicar lo sucedido a su pequeño de dos años: «Nos habíamos prometido luchar juntos en la primera línea cuando ella se recuperara. Mi hijo Jiabao cree que su mamá sigue trabajando en el hospital».

Hasta ahora, al menos 46 profesionales de la salud han muerto en China debido al brote de coronavirus. Algunos tenían décadas de experiencia, mientras que otros apenas se iniciaban en la misión de ayudar al prójimo. Li Wenliang, el oftalmólogo que compartió el expediente de un paciente en diciembre para alertar a sus compañeros de facultad del coronavirus, murió a los 34 años. Song Yunhua, médica de un centro comunitario de salud, fue atropellada por una motocicleta después de dedicar largas horas a detectar el virus en sus pacientes; tenía 46 años.

Es probable que muchos de estos médicos estuvieran expuestos al coronavirus entre fines de 2019 y enero, cuando el nuevo virus apenas veía la luz. Los profesionales de la salud habían tratado a pacientes que pudieran haber sido portadores de la COVID-19 antes de que fuese identificada como una cepa nítida del coronavirus, por lo que usaron equipo de protección y siguieron los protocolos indicados para enfermedades con menor grado infeccioso. Ignoraban que habían entrado en contacto con un virus tan grave como misterioso, capaz de evolucionar hasta causar una pandemia mundial meses después.

Estos médicos observaron el mayor profesionalismo y preocupación por sus colegas y pacientes en los momentos más oscuros. Su espíritu queda sembrado en quienes aspiran a seguir sus pasos, como Liu Yang, estudiante del primer año en la misma facultad de medicina de la que se graduó su padre, Liu Zhiming.

El artículo original se encuentra AQUÍ.

CGTN lanza una página interactiva en memoria de los caídos por COVID-19. (PRNewsfoto/CGTN)

  

CGTN Logo (PRNewsfoto/CGTN)

Video – https://www.youtube.com/watch?v=EoRj_StxMms

Foto – https://mma.prnewswire.com/media/1141595/CGTN_COVID_19.jpg

Foto – https://mma.prnewswire.com/media/1097018/CGTN_Logo.jpg 

 

FUENTE CGTN